Protección de menores: una de las cuestiones cruciales en Internet

Internet es una magnífica herramienta de comunicación y educación para nuestros niños. Aunque también puede representar un peligro, al facilitar el acceso a contenido de carácter sexual.

Al contrario de lo que ocurre con medios más tradicionales (televisión, radio, prensa, etc.), Internet no está sometido a organismos de control y vigilancia. Por lo tanto, es responsabilidad de padres y educadores acompañar a los menores de edad en su utilización de Internet: protegiéndoles de contenidos ofensivos o ilícitos, preservando su intimidad, aconsejándoles en su navegación por la web y enseñándoles a ser prudentes.


Existen dos métodos sencillos para ayudar a los padres a proteger a sus hijos.


Recomendaciones importantes:

  • Esté presente cuando sus hijos naveguen por Internet
  • Sugiérales una selección de sitios adaptados a su edad
  • Déjeles que le muestren cómo navegan y qué sitios son sus preferidos
  • Anímales a indicarle qué les molesta y, a cambio, manifieste su confianza en ellos respetando su jardín secreto
  • Enseñe a sus hijos a actuar con prudencia en Internet, precíseles que nunca deberán: dar informaciones personales, responder a mensajes desagradables, permanecer en sitios que les hagan sentir incómodos u organizar una cita con alguien conocido a través de un chat.